Historia

Hace doce años un grupo multidisciplinario, aficionado a la pesca deportiva de Pavón, visitaba con regularidad el Caño La Pica en el Estado Apure, afluente del Río Capanaparo, en donde habita, de manera dispersa, la comunidad indígena Yaruro/Pumé. La presencia de analfabetismo, desnutrición, ausencia de transporte centros educativos, entre otras dificultades fueron factores determinantes que impulsaron a estos pescadores a realizar un proyecto educativo de alto impacto que beneficiara de manera permanente a los habitantes del eje Cinaruco-Capanaparo.A través de la adquisición de las bienhechurías de lo que fue el fundo “El Mango” y gracias al apoyo del educador Juan Maragall, quien creó un consejo con las educadoras Luisa Elena Vegas, Marisa Sosa y María Mercedes Lepervanche, y con el apoyo de los mismos habitantes de la comunidad indígena Yaruro/Pumé, se construyó la Escuela Integral “La Coromoto”.Ya para el año 2003, se funda formalmente Asopica A.C. que definió como su programa de acción social principal a la Escuela Integral “La Coromoto”. Con el compromiso de los educadores Moraima y Carlos Alzuru pasamos el primer año escolar y junto a Leslie C. Quintero se logró consolidar la fisonomía básica de nuestra escuela y de la comunidad.Posteriormente, nació nuestro segundo pilar: la Iglesia “Misión Santo Cristo del Capanaparo”, ubicada en La Macanilla. Con el apoyo de Otaola Ingeniería se construyó esta sede de apoyo religioso, para fortalecer los valores católicos en la comunidad.Asopica es hoy el vínculo de unión efectiva entre las personas de Caracas y Apure, que apostamos a una mejor y más solidaria Venezuela. Somos, como Asociación Civil, un estimulante y efectivo vehículo que canaliza la generosidad de muchos caraqueños, para el bien de la gente de escasos recursos de la zona. Mientras que “La Coromoto” es mucho más que una escuela, es un centro comunitario donde se vela por la salud, educación y alimentación de la población indígena Yaruro/Pumé.Actualmente, continuamos con nuestra labor en el Eje San Fernando-Cinaruco, trabajamos para el mantenimiento y la perfección de nuestros proyectos, y estamos en una constante búsqueda de nuevas ideas, programas, apoyos,  y alianzas que serán semillas que en un futuro próximo, darán grandes frutos.